GOTICO TARDIO

Sentada de buscarte. De lo absurdo. Del si, la encrucijada, el desatino. Sentada de reir a tropezones. Del palido equilibrio donde invoco, los verdaderos sismos. Sentada de estrellarme contra puertas y ausencias. Sentada de anhelar, de Magdalenas prodigas con locas pretensiones. Sentada y obsoleta. Afuera yo supongo que es el mundo. Quizas otro horizonte de razones impudicas que espantan. Alborozo de plumas donde el Jueves puedes mirar la muerte y conjurarla cuando la noche -al fin- nos coloniza, desordena las piezas de existir. Y todo ya no es. Irremediable, miento.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)