Al desear tu luz

Te revelo quin soy, soy la que te inventa en las tardes y en los amaneceres, soy una margarita herida, un lirio poseso de tu aura, soy el color de la brisa de tu cuarto, el libro abierto que espera ser ledo, una mujer ansiosa de la miel que mana de tu boca, un cntaro de agua clara, soy el vaso de tu sed. Escucha bien, no pierdas palabra, en este andar por el tiempo, soy slo la amada que trae en su regazo la emocin de los geranios que sembraron tus sueos en los prados que del cielo son. Y al ser todo lo que nombro, quiero de ti la inspiracin oculta de tus muslos, la fuente de roco que nace de tus manos, el olor embriagante de tu vientre, el clamor del anhelo urgente en los mundos que imagina el amor. Anso de ti los rumores de los ayes en el trance mismo del delirio incesante que hace de las sbanas, valles de aromas que contienen a tu corazn: atardecido, anochecido, amanecido, siempre vivo, con la transparencia de tu luz en la nostalgia de los vinos que se sorben gota a gota. Te revelo quin soy, la mujer que tiene para ti, una larga pennsula de ternuras llena. Migdalia B. Mansilla R. Fecha: por si no sabes quin soy, por si te perdiste en algn lugar, por si el amor te invita a que seas mi hogar. Junio 09 de 2004

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)