La amargada y su hoja de papel.

Ella estaba amargosa, esa era la rutina; en cuanto abra sus ojos al despertar, se percataba que lo sucedido eran miles de sueos, muchas veces pesadillas... Entonces, se cubra la cara con la cobija y suplicaba seguir dormida, pero por algo que desconoca se levantaba de la cama, la luz le entraba por los ojos y el alma como siempre se apagaba...Le hablaba a Dios, le agradeca y volva a entregarle la confianza: "Hoy ser al fin diferente" "Te entrego todo, ya no quiero pensar, tan solo tengo mi dolor para entregarte a t, que irona, te pido tanto y te ofrezco el dolor que no quiero cargar"... Le sonrea a una imagen del sagrado corazn... Varias veces se maquill frente al espejo, para convencerse de que an poda verse feliz, sonrea ante la idea, locura pura... El rimel, el delineador y las sombras, disfrazaban bien los ojos cansados de llorar de madrugada... Se volvi un impulso cambiar el tono del cabello, le aburra recordarse del mismo color, quizs con el color se iran los recuerdos, los pensamientos, el coraje... No quera ser recordada, al cambiar de maquillaje, de tinte, de peinado, quizs estaba borrndose de la memoria de las personas que detestaba. Pensaba en la delicia de ser olvidada por quienes odiaba, en el alivio de no ser ms nada para quien deba significar eso mismo en ella. Los procedimientos anteriores no causaron cambios milagrosos ni radicales, no le qued ms que aceptar que lo nico que tena era una hoja en blanco, a la que cada berrinche haca una pelota, un enredo y que le costara a ella, nicamente, recuperar la belleza de esa hoja de papel... Tena que desdoblarla con cuidado para no romperla, acariciarla e incluso por estpido que pareciera, dedicarle las palabras ms dulces que nunca antes haba dicho para s... Es lo que haba, ella y su hoja en blanco, la que igual poda manchar de sangre y lgrimas o volver su mejor compaa... Qu har ella?...

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)