Un dia cualquiera...

El sol de la mañana la noche que perece el día que amanece, se oye una campana Es de un cencerro, ¡ creo !... que lleva una vaquílla que pasta en la pradera allá junto al arroyo en su tranquila orilla Los pájaros entonan sus cantos mañaneros sinsontes y jilgueros son los que más pregonan Los otros animales buscando su alimento adornan la pradera entre ellos, un jumento Que tiene muchos años que cansado parece, que ya lo ha dado todo, trabaja desde antaño Y todo este conjunto de cosas que son bellas, disfruto con gran gusto, mirando que comparten, sin odios, ni querellas Autor:Damián Flores San Carlos de Zulia-Venezuela

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)