Crispación

Las manos crispadas pretenden atrapar la hora menguada de este otoño implacable, asir por rebelión, la última página de la historia de una vida, escrita a zarpazos en míseros instantes de una felicidad, siempre ansiada en el más de lo poco o en su ausencia absoluta. Nada detiene el andar, el tiempo es la peor de las ideas y el más cruel amo, esclavista férreo del corazón que pretendió un día, ser alma. Crispadas quedan las manos, vacías, sin ti. 29-03-2015

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)