Se acabó mi pesadilla.

Quien un día me conoció en el cuerpo equivocado, si esa persona es abierta, no tendrá reparos en conocerme por mi nombre. Soy Cristina y seguiré escribiendo. pues cambia el cuerpo, no las emociones literarias.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)