Al fin perdí.

Hace unas tantas mil horas me preguntaba a donde iba a parar toda esta historia, sin saber que sabía que un día ya no tendría la oportunidad de respirar tu piel. No puedo más que hacerte culpable, y no me digas que eso es lo que esperabas, pues te halé hasta mi orilla sin saber que para atrás remabas. Mi vida, mis sueños, mis sonrisas y mis miedos, eran tuyos, lo sabías, no ví más allá de tus cabellos. Terminaste siendo el reflejo de tu ego,en vez de alzar tu grandeza y luchar por conservar lo bueno, y aún así, te lo juro que te entiendo. Cuando se ha llegado a sentir lo que ahora yo siento, no te quedan más ganas de repetir un verdadero Te Quiero. En mi mente permanecerá tu sonrisa, en mi piel tu calor, en mi cintura tus dedos y en mi nariz tu olor. Al fín perdí lo único por lo que esperé toda la vida, al fin ya soy parte de tu montón.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)