a mi madre

Madre Desprendida mujer de mil palabras que acarician y revelan mis silencios y mis penas tu voz me levant, tu mirada me enseo, tu aliento me gui ms all de mis temores de mis sombras y mis abismos, grabando en mi existencia tu murmullo que en mi alma es un suave susurro que desata y me eleva Esencia absoluta de tu sentir, prueba mxima de tu vivir. Difana creacin de un sendero sin principio ni final Que me lleva transparente por las tinieblas de mi mismo comprendo el mensaje del cielo en tus ojos cuando me miras en tus manos cuando acaricias mi costado en tu luz cuando penetras en mi con tu franca mirada de infinito. Soy porque t me diste vida, existo porque tu existes, permanezco por tu amor sincero Tu inmolacin y tu dolor me bordaron y forjaron en m la percepcin de creacin tus cariosas manos tallaron en m lo que debe ser el amor aqu y all la verdad, la labor, el honor, y la esperanza. Da a da te segu, aunque nunca comprend cada noche que no estuve y extravi parte de mi me acercaba a tus sueos; te vi caer y levantarte te vi llorar y carcajearte te vi moldear seres y tiempos hasta dejar todo perfecto Y hoy que soy un hombre y una tormenta desmedida, enloquecida, enfurecida. Hoy que vivo de mis pasiones, de mis locuras, mis tristezas y errores con la misma intensidad que tu has vivido entregada a un sentido ms elevado; Hoy te admiro madrecita como guerrera diseada en un cielo ms all de donde van todos los sueos, como mujer increble y perfilada en una tierra rida y extraa, como elemento bsico e innegable del rostro de este tiempo como presencia celestial en mi existencia y que sin ti simplemente no sera en estas letras lo que eres tu en mi.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)