amo...

Amo Amo en silencio que este mutismo es tambin alarido y no crea sonido alguno pero hace trepidar al infinito. El cielo grita, el alma tiembla cuando el corazn es libre, de lo que captura, de lo que no existe, de lo que no entra a su boca. El efecto de ese beso empecinado es ciego, es mudo, es sordo y tampoco tiene manos, pero grita, apalea, muerde, desgarra, y arroja llamaradas como no se ha visto en mil aos. Un profundo bisbiseo mana dentro de m. Manantial inagotable de verdades separadas como se separa el sueo del poema y sin embargo se enamoran, se conquistan, y se crean bajo el mismo cielo en el mismo ncleo. Convulsin descomunal bajo mi piel, reto estrpito y entrega en mi voz, en mi mirar, entre mis venas, y ms all Es tan dulce mi nostalgia que he aprendido como amarla, hechizarla y tocarla fieramente como amante que se otorga, como ave que se pierde y se humedece entre las nubes, batiendo versos, perpetrando fantasas. Bruma tenue en el altar de la afona. Es tan solo el susurro de los vientos, que a s mismo se destierra cuando vuela. Ms all de donde el da rejuvenece y la noche se transforma en madrugada que se marcha pero deja escarbada su silueta aqu en el alma... Amo gritando que este grito es tambin un cruel silencio, despojndome de todos mis instantes. No hay secretos en el viento, no hay lamentos entre el sol y este momento. El ayer es en el hoy como el espacio es en el tiempo. Amo

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)