Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
predicado

Registro nuevos escritores

portada nuevas obras Escritores Red Social
Soporte Técnico Leer situación de predicado
Usuario Contraseña
+ Recuperar contraseña Recordarme
Esta viendo una obra
NaturalGuama BookTuber  
 
Metamorfosis
 
Metamorfosis
 
Por pura ladilla existencial y fastidio crónico dispuseme a leer nuevamente la metamorfosis de Kafka, no por estar en la intención de realizar un vanguardista análisis pseudo intelectual o profundo de las penurias de Gregorio Samsa ni nada que se le acerque, la realidad es que el libro estaba realmente barato encuadernado de lujo con las hojas fileteadas en oro, apenas me costo 30 Bolívares, precio que no se compara siquiera con el de un chicle en estos días. Quizás si, muy en el fondo esperaba reencontrarme con las emociones que despertó en mis inexpertos pareceres la mortificante lectura cuando la hice por primera vez allá en mis 14 años, tiempo en los que por casualidad en una caja olvidada en el patio de casa de mi abuela descubrí un pasquin mal ilustrado en rojo y negro del relato. Pero insisto que la cuestión del precio seguía privando en el proceso de adquisición del texto, solo treinta bolívares con cero cero cien, me permitirían disfrutar de ese incomparable olor a libro nuevo que podría conservar por mas tiempo de lo que le dura el sabor a un chicle.
Al fin compre el Kafkiano libro y para leerlo cómodamente lo coloque en el baño de visitas de la casa, exactamente sobre la tapa del WC, así en mis ratos libres y de tranquilidad, como casi todos mis ratos en ese ambiente de "relax" podría leer entre dos y cinco páginas cada vez que visitara el privado recinto, regodeandome de esta manera en el relato.
Pues bien entre una cosa y otra me fui adentrando en la historia narrada por el metamorfico Sr Samsa, las vicisitudes propias del personaje y los tormentos de su familia; familia por demás injusta que solo se preocupa en toda la trama del libro por lo que pudiese sucederles al faltar la manutención que el esforzado Gregorio aportaba a su hogar, resultando para ellos lo mas perturbador la necesaria posibilidad de tener que volver a trabajar. Por otro lado desde que fue descubierta la transformación del protagonista por la familia y los exigentes y desubicados inquilinos que en su casa hacían vida, su madre y su desvenciajado padre tratan en más de una pasaje del libro darle fin a la vida de Gregorio mediante inhumano pisotón, para librarse de manera aplastante de la incomoda presencia su hijo devenido en abominable bicho. Un análisis mas certero ou exacto que este que presento requiere de una capacidad intelectual y de una experticia literaria de las cuales carezco y no pretendo cultivar, además no son del interés de lo que quiero contar, cosa a la que haré referencia de seguido.
Después de leídas las primeras páginas dentro del baño de visitas comenzó a proliferar la aparición de cucarachas en el sanitario espacio, cosa poco común en mi casa ya que la férrea persecución-exterminio que mantengo de estos bichos con distintos medios las mantiene alejadas de mis dominios.
A pesar de colocar las famosas trampa cajita, el eficaz bicarbonato con azúcar, con cada página leída seguían las cucarachas asomandose tímidamente por los sumideros, el de la ducha o el del lava manos, huyendo raudas evitando el certero golpe de chancleta voladora que infructuosamente intentaba, desde tan desventajosa posición propinarles.
A medida que me internaba en el relato mas y mas cucarachas aparecían en el baño y aunque en todo el relato Kafka no especifica intencionalmente hacia que tipo de bicho muto su personaje principal, hasta el punto de exigir en una correspondencia dirigida a su editor que el insecto no debía ser dibujado ni desde lejos, cuando por suerte y desgracia para las pobres cucarachas lograba asestarles un certero zapatazo un sentimiento de culpa que jamás había sentido al aplastar una cucaracha me invadía, me resultaba imposible no relacionar el pobre insecto aplastado con Gregorio Samsa. En el ínterin reduje mis idas al baño de visitas evitando así encontrarme con los indeseables nuevos habitantes del baño, esto retraso que diera por terminada la lectura del libro. Por momentos pensé en terminarlo en otro salón de la casa pero temía que al cambiarlo de lugar su nuevo emplazamiento también fuera invadido por despreciables y corronchas alimañas emulas de Samsa.
Paso el tiempo, abandone el libro, solo entraba al baño de visitas a colocar nuevas trampas y veneno elimina cucarachas a fin de erradicar la molesta plaga confinada en las cuatro verdes paredes, pero cada vez el numero de desagradables sabandijas era mayor.
Una noche en las que me había tomado unas cuantas cervezas y algunos tragos de tequila el sopor alcohólico hizo que me durmiera en un sofá próximo al ya mencionado e invadido baño. En la madrugada me despertó el apremio de mi miccional función en tal estado de etílica intoxicación no reflexione en las multipodas invasoras. Entonces a tientas entre al baño que al encender la luz estaba literalmente cundido de cucarachas en paredes, pisos y techos. Después de realizar con dificultad mi imperiosa descarga decidí poner fin a la invasión de la unica manera que a un borracho se le puede ocurrir, terminar de leer el libro.
Sentado en un banquito que utilizo para guardar las toallas en las altas repisas del baño, entre ebrio y asqueado propuseme terminar de leer el relato.
Pareciome que con cada palabra que describía las postreras agonías de Gregorio el numero de cucarachas disminuía, a ratos los efectos del alcohol me hacían caer rendido pero el asqueroso razgueo de las patas de las cucarachas sobre el mosaico del piso me depertaban haciéndome poner cada vez mas énfasis en finalizar la lectura. Cuando por fin la agónica muerte de Gregorio Samsa bicho fue descrita, no quedaba un solo rastrero invasor en el baño. Era entonces ya de día, en ese momento entendí porque el viejo pasquin que leí de la metamorfosis de Kafka a los 14 años en casa de mi abuela estaba confinado en una olvidada caja escondida en el ultimo rincon de su arbolado patio.
Por cosas como estas muchos autores han afirmado que lo mas terrible que puede sucederle a una persona es que los personajes de cualquier libro salten a la realidad.


   
 
 

Fin
 

Comentarios para esta obra
Para poder comentar debes estar registrado


 
  De: julius
Nombre: Bulbio Rodriguez.
Publicacíon: 24-Junio-2016
Bulbio Rodriguez

 
 

Opciones para esta obra:
(opciones solo para usuario registrados)
  Obras recientes:
~ Nubes 23-02-2017
~ En mi bici 14-02-2017
~ Así 03-02-2017
~ Soy 07-01-2017
~ Metamorfosis 24-06-2016
~ Dime con que su 22-07-2013
~ Me inclino para 21-07-2013
~ poema 11 02-02-2013
~ posesa 31-01-2013
~ Poema 8, Poema 30-01-2013
+ Ver mas obras
 
 
Seguidores de julius
predicado
predi-pix
marit
maritachiquita
maria
mariantonia
harip
hariprana
chinc
chinca c. salas r
milen
milenasii
yukik
yukiko
aleja
aleja
crist
cristal
yoni
yoni
xmen
xmen
barri
barris
afrod
afrodita822
cinzi
cinzia
liroy
liroye4
bubbl
bubblebebe
malen
malena777
eccom
eccomi
dakin
dakini
antul
antulio
sonia
soniacarrazzoni
blai
blai
camik
camikase
+Ver todos
Escritores Red Social


Políticas de publicación.

 
 
Complete Directory