PALOMAS (Soneto)

El silencio ya inunda con su furia agobiando ventanas con sonrisas que provienen del canto de cornizas, son palomas volando con lujuria. Se cortejan de noche y en la curia, no respetan altares y repisas de los templos construidos para misas en que fieles cantan su penuria. Ululan perdón a la cofradía, es la naturaleza que las baña con el agua de vida que decoran. Por las bóvedas vuelan noche y día, les recuerdan el sermón de la montaña, se genera la paz en quienes oran. © Lionel Henrquez B. Junio de 2016.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)