La renuncia

Estaba tan aburrido de dar explicaciones por todo, que un da simplemente se par de su escritorio, se acerc a aquella ventana por donde ingresaba la luz del sol cada maana, y a vista y paciencia de todos sus compaeros de oficina, se transform en rbol.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)