Ciberamores

Se miraron por mucho tiempo, llegando a creer que se tocaban. l le dedic canciones melosas y ella se ruboriz despus de lanzarle un beso como respuesta. Prometieron verse al da siguiente, casi llorando cuando el dueo del ciber le dijo a Pablo que se haba terminado la hora. A la maana siguiente, Pablo lleg al ciber dos horas antes de lo habitual. Pidi el computador donde tena registrada su cuenta de Skype y empez a mirar sus contactos. No saba con quien hablara esta vez, pero al menos tena una certeza: De alguien se tena que enamorar.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)