Tuve miedo de los buitres

Pensar que anduvo quiz cuantas estaciones, exponiendo generosa la bien formada comisura de sus labios; Y yo, que no pude sino imaginar, como se habrn aglutinado los idiotas sin lograr percibir otra cosa que su frtil figura, tras aquella lnea amarilla del andn.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)