El Primogénito De La Muerte

El agua rojo escarlata se mezcla con el agua del río, en su diestra aun el arma homicida, el hueso del asno  con el que golpeó a su hermano y de su cráneo roto; broto esa rara agua, se inclina toma un poco en su labios la escupe. Sabe mal. Poco a poco deja de salir. Furioso espera... le grita ¡Levántate! - ¡Cobarde! aquel permanece inmóvil. -¡despierta! El sol se va poniendo, las ovejas a lo lejos miran... ¿Nuestra madre nos llama? nada de moverse.  Que haré...   tengo que esconderlo... mi padre no me lo perdonara... Decidí agarrarlo por un pie y arrástralo por la ribera, no mejor lo tapo con piedras. Trabajo toda la noche; cubriendo con piedras y al salir la aurora retorna a donde sus padres. ¿Quizás? ya divisaba la caverna que llamaba hogar. Cuando resuena la voz del creador.- ¿Dónde está tu Hermano?  Inmóvil se queda luego bruscamente responde ¿Acaso soy el guardián de su vida? - la sangre de Abel, Clama hasta mí. Así Caín llego a saber que el rojo escarlata se llamaba que cayó al río se llamaba #180;sangre#180;.  Con un rostro grave el hombre lo espera en la puerta de la cueva y más en el fondo una mujer lloraba silenciosamente, dice: Caín largo, Fuera por tu mano la muerte tuvo su primogénito nunca Creí fuera también el mío. - Padre grande peligro me Asechan - no pasara  - está bien  da la espalda toma un bastón y grita me iré a la tierra de no  {tierra de nadie mientras comía y viendo la tormenta que se acercaba movida por su corazón de madre. ordena una comida y manda a su hija - llévale a tu hermano. ella camina rápido tras su paso llamándolo lo encuentra tirado en el suelo... Abierto  lo ayuda a refugiarse de la tormenta el viento helado... cortaba sus pieles; da paso a una nueva sombra que se instaló con ellos la lujuria, o el instinto de sobrevivencia, los llevo a tener su propia familia. Va subiendo el número y el caos. Desde el cielo tentado por el traidor de los ángeles los cuales decidieron conocer los goces fugases de la humanidad. Se disfrazaron de hombres copularon con las hijas  pecaron... dentro de todo este caos vivía un hombre con 3 hijos y sus respectivas esposas  llevaban una vida ejemplar- llego a un límite mi paciencia, destruiré este mundo.  Tú Noé construye un arca para salvar las especie animales  y tu familia. 40 días y 40 noches cayo agua del cielo  todo se acabó...  Todo recomienza ley eterna todo fin es un comienzo pero la semilla de la soberbia estaba sembrada y nuevamente dio su fruto  otra vida. Desde entonces es y será Abel el primogénito de la muerte. Autor: Muerte 58 opinen con libertad.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)