Sueños

Las horas, esas viejas amigas que hoy me ofrecen el vaivén de su pendulo, y cada tic-tac que aleja la noche para despuntar el día. No consilio sueño y descanso y en su lugar veo alejarse la oscuridad que me sumerge luego en la otra oscuridad.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)