Precaver

Aparo de a poco las miserias , esas pequeñas dosis de veneno y las conjuro, las inmunizo en la cuenca de mis manos para beberlas luego sin temor y a borbotones. Me pierdo entonces en un Paraíso inexiste y me embriago. E. B. Octubre 2011

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)