Si! soy ese ángel

Hay un secreto que escondí bajo tu piel y mientras escarbaba para guardarlo encontré un ángel oculto, justo ahí en tu corazón donde nacen sueños nuevos, sueños con alas y sinceros. Ese espíritu celeste me miro y atravesó con sus ojos de infinito. Me hizo reír y temblar, me hizo creer y volar, me elevó más allá de donde van todos los sueños sin destino buscando siempre a su igual. La cosa sabes, es que al liberarlo de tu pecho ahora lo veo en cada momento, en cada aliento, en cada espacio y cada verso, en cada parte de mí, de ti, del silencio. Cuando tocas mi mejilla, cuando estallas y me miras, cuando lloras y sonríes ese ángel me traspasa y me mide desde la voz hasta los huesos, cuando duermes y cierras esos ojos tan hermosos que me roban el aliento, es cuando el habla; susurros vastos y sencillos entre tus labios cerrados y la almohada. Me habla de un cielo abierto que entre besos y nubes blancas que acarician y arrullan nuestro lecho. Me cuenta de un abrazo púrpura y desnudo que es un sueño, un beso, un instante detenido en el tiempo sufriendo siempre esa sed irremediable de tenerse y de perderse, de buscarse y no encontrarse, de encontrarse y no quedarse, de estar tan cerca y alejarse. A veces siento que este ángel que me mira a través de la rendija, de esta honesta poesía, de este instante que nos mira, de este corazón de amante, de esta imagen que se queda aquí en mi sangre y que me grita que te ame sin importar nada ni nadie. Este ángel tan salvaje, tan níveo, tan extraño y tan ávido como yo mismo, me mira desde tus abismos y me grita al filo de la cornisa ...Soy un ángel que con alas de caricias, besos tiernos y feroces, piel manchada de estrellas, ojos vastos y curiosos, seductores y brillantes como lunas, muslos ardientes y feroces, labios hambrientos tan vacíos como llenos de anhelantes fantasías y en el núcleo, algo escondido que guardo solo para ti. ¡Sí, soy un ángel¡ ahora sabes mi secreto. Vivo y sueño prisionero aquí en el pecho con mis alas amarradas, tan sediento como tú sobrevivo en las entrañas de esta alma que ama y sueña con fiereza, pero teme y se pierde entre la espera. Soy el ángel al que claman con el alma incendiada y que a veces, esperan eras y eras para tenerme en su existencia, al que le lloran y le gritan, y al final cierran la puerta como si nada, ese ángel por el que sueñan y se pierden en quimeras, ese ángel fiel y libre que da aire y redime, ese ángel por el que el cielo es alcanzable, el océano navegable, y el universo entra en un beso. Ese ángel, al que tiemblan y susurran, al que buscan y luego alejan con la ,mano en la cintura, al que cantan, al que gritan ,al que lloran, al que esconden y escapan , al que nombran el amor. ...Ese ángel soy yo.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)