EL MEJOR PORTERO DEL MUNDO

Con los guantes nuevos, el infante escarabajo se perfila a embestir cada tiro, su corazn late ms rpido cuando el baln se acerca cada vez ms, y cada vez msy zaz! Un gran golpe en una de sus antenas, el dolor era insoportable pero un buen escarabajo no se raja ni porque toda la antena se haya doblado. "Ouch" dice en voz baja sin tratar de hacer bulla. "Sbate" le dijo una voz. EL escarabajo infante volte por todos lados, no haba nadie cerca, el nico ser cercano era su pap escarabajo del otro lado del campo esperando la pelota para hacer otro tiro. Con discrecin el escarabajo infante se sob la antena, y mand el baln lo ms lejos posible para alcanzar las manos de su pap. Nuevamente otro tiro, esta vez ms fuerte y esta vez.logr atajarla! "Eres el mejor" Deca la misma voz. Esta vez, el escarbajito se asust, #8220;quien anda ah#8221; dijo con recelo. "Que dices Pedro?"; Gritaba el pap a lo lejos. "Nada pap";, y volvi a lanzar el baln con todas sus fuerzas, pero esta vez, par bien las antenas y orejas para descubrir quin le hablaba de cerquita. "Tira papa!" Le grit "5 minutitos de descanso por favor" suplic el pap escarabajo y le lanz el baln con la mano. "Siempre son 5 minutitos" dijo la voz, y esta vez el infante se dio cuenta que quien le hablaba era su baln, se tallo los ojos, le busc la boca por todos lados, pero no encontr mas que las costuras y los colores que adornan al baln. Con firmeza, el escarabajo infante le respondi #8220;Si, siempre son 5 minutitos y as no puedo entrenar para ser el mejor portero del mundo#8221; "No solamente debes entrenar a parar tiros para ser el mejor portero del mundo"; Le respondi el baln. "Tambin es necesario que entrenes a correr rpido, a patear el baln (que ya lo sabes hacer muy bien) a brincar, a estiraaar los brazos, a barrerte -pero no con pantalones nuevos- en fin, hay muchas otras formas de entrenar para ser el mejor." El pequeo escarabajo, qued pensativo "Pero si a m lo que ms me gusta es parar los tiros"; respondi. "Si , pero cuando no est pap, estn los amigos con quien puedes practicar, y cuando no estn los amigos, estoy yo para que juntos podamos entrenar sin nadie ms" Le dijo el baln. Al pequeo escarabajo no le gust mucho esa respuesta, sin embargo saba que tena que entrenar tambin otras cosas para ser el mejor del mundo. La tarde cay y los 5 minutitos del pap escarabajo se hicieron laaargos, (casi como los 45 minutos que el pap usa para comer la ensalada) pero el baln le cont muchos secretos de los porteros, y mientras ms jugaba con l sin importar quien estuviera del otro lado, conoca ms y ms secretos, y as fue como el mejor portero del mundo comenz a nacer. Dedicado a Pedro, el nio escarabajo que me regres las ganas de escribir.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)