incendio

Te soy porque soy yo mismo, las partes de mi ser arden en el instante preciso en el que soy tempestad, incendio y alarido. Las piezas que me completan las he encontrado en el abismo. No me resulta familiar la perfeccin ni el hasto, ni un parpadeo, ni un reflejo, ni siquiera ese dejo de paz que en m no hizo nido. Yo, soy tormenta borrasca extensa, explosin pagana que al calcinar mi alma se convierte en feroz aullido, dispuesto a ser hoguera en la sombra de esta tierra. Fantasa de mil quimeras en los sombros rincones de mi existencia. Quizs me encuentro extasiado y desnudo mirando sediento por el rabillo del mundo, tal vez, acaso soy un lobo ms aullando en busca de su luna, o, una luna, sedienta y plida en busca de ms noche en un universo que aguarda al tiempo, en un espacio esquivo de la madrugada en donde todava sueas. Soy la nube y el ocaso, un presente en este limbo, algn extinto que renace entre las letras definindose, escribindose a s mismo mientras el sol ya se ha metido. Posiblemente me has sentido calentando la alcoba mientras duermes, mordiendo ansioso tu cordura como una flama que se extingue y aun lame las sombras mientras muere, cuando a solas te preguntas, te indagas con la conciencia hecha cenizas y sin ms respuesta que el mutismo. Soy un bramido en la locura que ya no ceja, un beso llano que ya no espera, una letra libre que ya no miente esculpida por el viento y su seductora soledad, un amante y otro deseo que ya sepultaste, pero con la aurora escarbas frentica en el velo de tus recuerdos hasta llegar a mis manos y me encuentras aun perdido en tus juglares, quemando la distancia sobre tus puntos cardinales y en tus afonas soy lumbre, vestigio, eco, para beber tus lgrimas y convertirlas en fuego. En qu trmino, en dnde, para qu existo, para qu amo, para qu escribo, para que sueo? si no soy incendio.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)