mientras escribo

Igual que el viento tenue, cuando silba y regresa de su morada azul, ligera y libre en la distancia, Renuncian a sus vestigios, restos magros sobre la jornada que susurra sobre un camino sinuoso, de un destino magro y feroz. As me desprendo de mis miedos, de mis huellas dactilares, de mis pesadillas engredas, de m mismo. Me rasgo y carcomo mis pupilas, para no mirarme, para no perderme en este espejismo de piel y hueso. Arranco mis recuerdos, derribo mi sombra, aunque esta me persigue implacable como fantasa perenne, y sin ms. Me entrego, a un instante virgen como este espacio donde vivo, como este papel donde escribo como este sueo donde existo. En dnde derram mi cordura, en qu momento Me convert en loco? o quiz siempre lo fui y ahora solo lo reconozco, lo siento, en verdad lo soy Me convoco en un ensueo, me busco en una oracin, a intervalos entre los vestigios de la memoria. Y as, trato de recordarme de fabricarme como se fabrica una espada. En el crisol etreo del infinito donde nace la libertad y la poesa. Los recuerdos se vuelven prfugos, los deseos se transforman en seuelos, las penas en fantasmas, alaridos de otros tiempos. Amores, promesas y versos viejos han quedado grabados en el eterno papiro que guarda el tiempo junto a aquellos besos. Ahora s que voy a escribir hasta mi muerte, que voy a crear letra a letra hasta renacer de mis restos, mis grietas y mis quimeras. Soy una pluma que canta, una letra que sangra, un instante que vuela. Porque esta noche la balanza est inclinada hacia el nimbo en mis abismos, hacia este cielo que me escribe a m mismo, que soy yo mismo mientras escribo.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)