En la inmensidad...

En la inmensidad de un mar muy profundo se hunde mi mudo de fatalidad. Sin hallar piedad consuelo a mi pena de infelicidad que causaste un día con tu gran maldad. No se porque causa, todo terminó y desde ese entonces mi vida cambió. Solo la esperanza de que todo cambie mantiene mi fe de que todo cambie en paz y armonía sin nunca dudar. Sin prisa, sin pausa, tan solo queriendo la dicha alcanzar, con el alma abierta a la realidad de un nuevo pensar. Un nuevo destino deberé afrontar sin mucho titubear marchando de frenta buscando el camino para un nuevo andar. Autor:Damián Flores San Carlos de Zulia-Venezuela

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)