mil versos

Hoy entrego mis signos, mis letras y mis sueos. Te doy mi instinto y mi corazn en vuelo. Concedo mi voz a la elipsis de la lrica, al espacio y al verso. Letras libres y empapadas. Mana prpura que proviene de las almas que se gestan por todos lados, que te llaman desde todas direcciones, que te suean al soarlas y crean... Mi imaginacin, surca el infinito vida y sin miedo cuando escucho al silencio profesar con vehemencia sus mil versos, y perpeta la musa y se asoma el nveo a travs de las rendijas, de mis huecos, de mis nidos. Recuerda el silencio su propio sonido, recuerda la calma su tormenta y borrasca, recuerda el resplandor su sombra que ruge y se escapa presente en mis manos que arrojan la espada y toman la pndola solo para renacer entre abismos y tinieblas donde viven mis letras; rasgadas, sedientas, salvajes y expectantes como ave que se arroja con sus alas nacientes y su tiempo aun silente. Ya no cargo un mandato, una consigna o un duelo. Ahora escribo por entregarme a m mismo, a veces lo hago necesitando, a veces llorando, a veces sonriendo, a veces gritando, a veces buscando, a veces volando y otras veces cayendo al instante escribo existiendo; En ti, en m, en mil versos. Todas esas sombras que permanecen en mi saliente y esas estaciones ufanas y oscuras que dejaron cantos que aceleran mi corriente. Todo eso que fui; es ahora el costado de mi faz, el motivo de mis alas, el entrever de mi mirada, mi dogma, mi sentido y mi verdad. Solo as intercambi mi antifaz en un trueque por mil versos que ahora hablan.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)