VERTE DE LEJOS.

Así, verte de lejos, definitivamente. Tú vas con otra mujer, y yo con otro hombre. Y así como el agua que brota de una fuente Aquellos bellos días ya no pueden volver. Así, verte de lejos y pasar sonriente, Como quien ya no siente lo que sentía ayer, Y lograr que mi rostro se quede indiferente Y que el gesto de hastío parezca de placer. Así, verte de lejos, y no decirte nada Ni con una sonrisa, ni con una mirada, Y que nunca sospeches cuánto te quiero así. Porque aunque nadie sabe lo que a nadie le digo, La noche entera es corta para soñar contigo Y todo el día es poco para pensar en ti.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)