Te encuentras sólo

Te encuentras sólo Observas el cielo No sabes si hoy los dioses te bendicen Ahora ¿llegará vuestra victoria historia? Un Día de gloria Sin empleo, sin trabajo Hambriento vuestro hijo Un presentimiento –Caigo muerto, O traigo el trigo- Lo siento amigo, no es contigo Hoy es viernes y nada consigo, Elevo oraciones y beso a los santos en imágenes He tocado mil puertas y ninguna se ha abierto Todas están cerradas. En casa no hay dispensa Mi esposa no almuerza desde el sábado. Abraza a la criatura y la aprieta contra el pecho Su frente besa y reza por pasar el mal tiempo. ¿La economía, la gran hijo de puta economía? Así, no hay buenos salarios pero si millonarios estrafalarios, Mercenarios de la vida. Y si tu olleras, como lloran las tripas, no hablarías de cuando se roba por comida. ah, pero ustedes tienen el derecho legítimo de robar. Si la vida Si esta vida La pierdo al fuego Sois testigo de lo que digo Desde el domingo No hay bocado -Dios perdóname por haber pensado y pecado- No se tu nombre, tampoco se que hacer Mi hijo. Si, mi hijo tiene hambre Y no el hambre de Espinoza, Yo, no escogí que fuera diciembre el de este pobre humano No quise tomar un arma en vuestra mano en enero Lo siento amigo. ¡Fuiste el primero!... Dame todo tu dinero Hubiese deseado que la historia fuera inversa O que fueras un banquero Pues así algo hubieses pagado condenado. Y no puedo hacer lo de los curas De pedir limosnas Sostener las desmesuradas orgías de asesinos y violadores en el vaticano Lo siento hermano. Dios sigo siendo Cristiano pero nunca católico. Alzad las manos Que la dispensa está vacía No hagas bulla No generes ruido Que mi deseo es que ambos regresemos al nido. Algunos nos vieron el suceso. Los policías se arrugaron al ver la turba Lo encerraron Dispararon insultos y golpes sobre el hambre Todos dieron la espalda a la necesidad Vuestra maldad social os escuda en un acto de justicia Baña sus conciencias de ver correr sangre Sueña un puñal en este pecho La multitud azota vuestro cuerpo Todos apasionados anhelan ver el cadáver Lo llaman ladrón Sin juicio Eres sentenciado a muerte (Y en tu bella suerte en esta villa del aburra Te brotará el dinero del bolsillo del pillo Eres un estafador y te dicen cenador, doctor y patrón) La esposa en casa A la criatura contra su pecho abraza Mira la hora, aún espera a su amor y sola llora La calle oscura- ¿Cuándo llegaras amor mío?- -¿Qué habrá pasado, donde te has metido? Que dios te proteja- -Tranquilo bebe, tranquilo pedazo de mi corazón. Pronto llegará papá- - De mi seno no brota ni una gota de leche, Es muy tarde está noche Y papá volverá Traerá arroz, sal, agua, y papas ¡Dios no nos abandonara!. Mira la luna, no tienes cuna bebe, Pero si una madre que te adora, no lloras más hijo. Que me duele oír Aullar tu barriguita. – Suena una sirena. Suena también la puerta ¡papá llego! Sale corriendo, sonriendo espera un beso de su esposo así no traiga el pan bajo el brazo. Pero... que ve, unos policías Supone malas noticias. Aún no termina vuestra desgracia humana - Señora, ¿Reconoce está foto? - Sí, es el amor mío. - Su esposo fue abatido - Hay diste la vida por comida. Ya no os queda más que nada Estoy condenada, ¿Qué vamos a hacer ahora? - No lo se . Eso no es mi trabajo señora Andrés Castro

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)