3:17 am

El aire se va en el vaivén de su pecho, la vida se escapa como intentar atrapar el agua entre mis dedos. Mis manos son tan grandes y aun no alcanzan a retener nada, me dicen tener un corazón noble y aun así tengo rabia, he implorado sabiduría y solo he recibido locura, he buscado luz y solo persigo el horizonte. Solo encontraras que todo puede ser incierto, solo encontraras que la verdad es hermosa con una voz amarga y que nos hace sordos; solo veras un día al sol caer, mientras sientes que la luz te traiciona, mientras el tiempo nos llega ya no es el cuerpo lo que empieza a doler. Dime que más, dime cual día he de partir, dime en que tiempo debo darle mi corazón, si tan solo Dios usara palabras, si tan solo pudiera hablar su lengua intangible. Haz mío el derecho al saber, haz de mí esta guerra que no puedo cambiar, haz de ti mis manos, haz de ti la vida que tenga, haz de nosotros el fin… Pero esta no es la vida que vives, este no es el sueño que duermes; abre los ojos, abre tus manos y haz de saber que son tuyas, haz de saber que si detienes tu corazón no salvaras a nadie, que un día solo habrá sido el anhelo mal comprendido de un loco. No dejaras, no tomaras, no entregaras nada más que tu tiempo atrás. No importa nada del mundo que deseas cambiar, todo es demasiado para que solo tú lo puedas cambiar. Todo es demasiado para poder el tiempo alcanzar.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)