Te contemplo en el silencio

Cuando en silencio siento tu presencia y en un instante tus palabras me llegan en un vuelo de brisa me llena y impregan mi coraz├│n con un beso. Cuando tu luz es encendida en mis ojos nace la esperanza en tu presencia se va llenado tu mirada en mi conciencia envolviendo la frescura de tu aliento. Cuando al mirarte me siento transformada de tu cercan├şa inquietando cada sentido cuando calmas mis inquietos deseos y conviertes en tu cielo mis sue├▒os. Me quedo ah├ş, meditando nuestro momento mas all├í del tiempo en el que estoy sumergida y en tu silencio me siento unida quedando el anhelo de contemplar tu rostro. Dedicado a mi amado Jesucristo Rosa Maria Reeder Derechos Reservados

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)