Aprendí, aprendo y aprendere

Aprendí, aprendo y aprenderé. Con el pasar de los años he aprendido que no hay nada más importante que agradecer al creador, la vida, la salud, poder sentir, hablar, oír, oler saborear, poder disfrutar de una familia, trabajo, amigos. También aprendí que definitivamente todo cambia, todo pasa y lo más importante es fortalecer la fe, que nos da los cimientos para continuar disfrutando del camino de la vida con sus piedras, hojas, subidas, bajadas, caminos verdes y no tan verdes. Aprendí que una sonrisa vale más que mil palabras y un abrazo reanima a cualquier persona que lo reciba. Que no hay nada más reconfortante que te miren a los ojos y que te escuchen con atención cuando hablas Aprendí que todos tenemos miedos, sueños, alegrías y esperanzas y que siempre Dios pone ángeles maravillosos en el camino para que te enseñen lecciones de vida nuevas o no superadas. Aprendí que definitivamente la energía del amor transforma y nutre el ser. Aprendí que la vida está en constante movimiento y por ello debemos fluir con ella. También me di cuenta que la resistencia genera tensiones, que no nos permiten avanzar, es por ello que dejar fluir, aceptar con humildad y aprender a que algo nos dejara la experiencia vivida, nos ayuda a vivir con mayor tranquilidad y plenitud. Aprendí que hay personas que llegan para quedarse y otras que pasan solo por un tiempo, otras se llevan o dejan una contribución y quedan en el recuerdo. Estoy inmensamente agradecida con el creador de todo lo que he vivido y de lo que me falta por vivir, vale la pena arriesgarse y vencer los miedos. Tenemos mucho que dar y recibir. Vibro vibras vibramos y vibraremos con la maravillosa creación. Blackysam

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)