Que del cielo abrió mi corazón

Fragancia de pétalo de rosa que los patios del jardín adornas de aroma fresco de rocío mi alma despierta en tí anhelante. Tu abundas mi mesa de frutos y dones y un fuego de resplandor que del cielo abrió mi corazón con un arrullo de amor. Regalas a la vida maravillas el agua viva que calma la sed en mares de plenitud de tu santa presencia me das sensaciones santas. Amor en los huesos que sube a lo alto de la sangre asi como se entrega en su blancura como esposa enamorada. Dedicado a Jesucristo y su gloria Rosa Maria Reeder Derechos Reservados

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)