Del solo saber que sera el último día que te vea ¡No sé si pueda concebir esa idea! De inventar la última escusa de tener alguna cosa tuya por devolver, sea ese el tema de conversación del día y que ya no lo sea. Tener que aguantar la tristezas y hacer que no desborden de mis ojos. Tener que decirle al corazón que deje de latir tan fuerte cuando escucha tu voz. La idea loca de llegar a casa y pensar que te veré a fuera por la ventana o quizá al tramo de mi trabajo para allá, quizás pienses que fue algo absurdo. Pero te imaginé conmigo en estos días para que al verte no me hiera y venga a mi los recuerdos como cristales rotos incrustándose en mi piel y no poderlos quitar sin que duela tanto. Te quise aniquilar de mi mente y sólo logré amarte y abrazarte en mis sueños más fuerte.

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)