TU ERES EL ROSTRO DE DIOS

Tu eres el rostro de Dios tu estas en mí y yo en tí. Tu eres el rostro de Dios tu estas aquí y yo también. Tu eres el rostro de Dios te siento aquí y tu a mí. Tu eres el rostro de Dios por siempre amor, amor, amor. Amado, cuanto te amo te busco y me entrego en meditación. Amado, toma mi mano y nunca permitas me aleje de tí. . . . Y nunca permitas me aleje de ti. . .

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)