Padeceres

Sin aspavientos, ando en minúsculas, como sin banderas . Arrastró viejas sedes que me persiguen sin saciar. Me amenaza la cordura con su empeño de separarse de mi, las almas opacas roban a dentelladas el brillo que también es infierno

Opciones para esta obra:

(solo para usuario registrados)